Domingo 26º Tiempo Ordinario (27 septiembre, 2015, S.Vicente de Paul)

De Corazón a corazón: Num 11,25-29 (El espíritu profético de Moisés se comunicó a 70 ancianos); Sant 5,1-6 ("Vuestra riqueza se ha podrido… Los lamentos de los segadores han llegado a los oídos del Señor"); Mc 9,38-43.45.47-48 ("El que no está en contra de nosotros, está en nuestro favor… un vaso de agua no quedará sin recompensa").

Contemplación, vivencia, misión: Mirar a los hermanos con la mirada de Jesús es un proceso de conversión, que va superando envidias, egocentrismos y miopías. Cada hermano, aún el más alejado, está buscando siempre algo de verdad y de bien. Y en esta búsqueda está Jesús. El Señor premia nuestro pequeños detalles de comprensión y solidaridad. “Cuando uno lee en el Evangelio que Jesús habla de los pájaros, y dice que «ninguno de ellos está olvidado ante Dios» (Lc 12,6), ¿será capaz de maltratarlos o de hacerles daño?” (Laudato si’, n.221).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Las pasiones desordenadas, siempre muy ocultas, sólo se pueden purificar y reorientar viviendo en sintonía con el Corazón de Jesús y aprendiendo de María a “contemplar en el corazón”, dejándose sorprender por el “tesoro escondido” del Evangelio.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.