Viernes semana 27ª Tiempo Ordinario (9 octubre 2015)

De Corazón a corazón: Jl 1,13-2,2 (“Llega el día del Señor, porque está cerca”); Lc 11,15-26 (“El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama”).

Contemplación, vivencia, misión: Siempre hay malentendidos y críticas, frecuentemente originadas en la envidia y autosuficiencia, si no ya en el fanatismo religioso que quiere hacer de Dios una cosa útil. Hay que abrir los ojos e intuir que todo corazón que busca la verdad, el bien y la belleza, está buscando a Jesús. La “conversión”, como apertura al Amor, hay que vivirla y predicarla a todos, creyentes y no creyentes. “Ninguna persona puede madurar en una feliz sobriedad si no está en paz consigo mismo” (Laudato si’, n.225).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Con el Rosario, el corazón se abre al amor: “Con él, el pueblo cristiano aprende de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor” (San Juan Pablo II, RVM 1).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.