Domingo 28º Tiempo Ordinario (11 octubre 2015)

De Corazón a corazón: Sab 7,7-11 ("Supliqué y me fue concedida la sabiduría… la preferí a los cetros y a los tronos"); Heb 4,12-13 ("La Palabra de Dios es viva y eficaz"); Mc 10,17-30 ("Jesús lo miró con amor y le dijo: … Vende todo… ven y sígueme").

Contemplación, vivencia, misión: El “sígueme” siempre está cargado de resonancias del Corazón de Cristo, que nos lleva a todos en él. Decía San Juan de Ávila: "es una recia palabra". Si se atiende a su mirada de amor, todo lo demás se cae por su peso, es pura chatarra. Su palabra, siempre "viva y eficaz", como recién salida de su Corazón, es invitación a seguirle, capacitándonos para amarle con su mismo amor. “Estamos hablando de una actitud del corazón, que vive todo con serena atención, que sabe estar plenamente presente ante alguien sin estar pensando en lo que viene después, que se entrega a cada momento como don divino que debe ser plenamente vivido” (Laudato si’, n.226).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: No hay otra sabiduría perfecta fuera de la Verdad y la Vida que es Jesús. Él es el Camino (Dios hecho hombre) hacia el Padre, en el Espíritu Santo. María es "sede de la Sabiduría" y con ella meditamos la Palabra de Dios.

Los comentarios están cerrados.