Miércoles semana 28ª Tiempo Ordinrio (14 octubre 2015)

De Corazón a corazón: Rom 2,1-11 (“La bondad de Dios te impulsa a la conversión”); Lc 11,42-46 (“Dejáis a un lado la justicia y el amor de Dios”).

Contemplación, vivencia, misión: Cuando se ha experimentado la benignidad del Señor, no caben las actitudes hipócritas. Es él quien asume nuestra vida para impregnarla de la suya, que es amor. Esta maravilla de cada ser humano está por encima de todos nuestros adornos y pegotes que no sirven para nada, sino para perder el tiempo y originar problemas artificiales. “El ejemplo de santa Teresa de Lisieux nos invita a la práctica del pequeño camino del amor, a no perder la oportunidad de una palabra amable, de una sonrisa, de cualquier pequeño gesto que siembre paz y amistad” (Laudato si’, n.230).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: El Rosario “concentra en sí la profundidad de todo el mensaje evangélico, del cual es como un compendio. En él resuena la oración de María, su perenne Magníficat ” (San Juan Pablo II, RVM 1).

Los comentarios están cerrados.