Domingo 29º Tiempo Ordinario (18 octubre 2015. DOMUND, S.Lucas)

De Corazón a corazón: Is 53,2-3.10-11 (“Por sus sufrimientos, mi siervo justificará a muchos y cargará sobre sí las iniquidades de ellos”); Heb 4,14-16 (“Tenemos un Sumo Sacerdote, Jesús, que fue probado en todo… Acerquémonos con confianza”); Mc 10,35-45 (“Podéis beber el cáliz que yo he de beber?”).

Contemplación, vivencia, misión: El discipulado auténtico consiste en correr la misma suerte de Cristo que se hizo oblación para redimir a toda l a humanidad. Si no se vive en esta tensión espiritual y esponsal, se corre el riesgo de caer en todas las trampas pseudo espirituales y pseudo apostólicas (honores, eficacia inmediata, prepotencia. envidias solapadas). Jesús, prefigurado por el “Siervo doliente”, es el único Sacerdote (Mediador como Dios, hombre, Salvador), que comparte nuestro existir y lo hace suyo. Ya no hay lugar para el desánimo y la soledad. “El amor a la sociedad y el compromiso por el bien común son una forma excelente de la caridad, que no sólo afecta a las relaciones entre los individuos, sino a «las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas” (Laudato si’, n.231).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: La lógica de Jesús es desconcertante. Su Madre y nuestra entiende esta lógica y nos ayuda a vivirla (no como la madre de los Zebedeos). La msión sin fronteras (AG) necesita corazones sin rebajas. “La misión es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, es una pasión por su pueblo… la pasión del misionero es el Evangelio” (Papa Francisco, Domund 2015).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.