Miércoles semana 29ª Tiempo Ordinario (21 octubre 2015)

De Corazón a corazón: Rom 6,12-18 ("Liberados del pecado, os habéis hecho siervos de la justicia"); Lc12,39-48 ("Estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre")

Contemplación, vivencia, misión: La sorpresa de la venida de Jesús, todos los días, es un ensayo para su venida definitiva. Él mismo, que se ha comparado al ladrón que no avisa, también quiso usar la imagen del esposo que llega por sorpresa. Lo importante es aceptar con confianza su realidad de ser sorprendente por amor. Al vivir en esta tensión confiada, todo se convierte en exigencia del amor y en posibilidad de amar como él. Los misterios de la vida de Jesús se actualizan en la historia e iluminan toda la creación. “La educación ambiental debería disponernos a dar ese salto hacia el Misterio, desde donde una ética ecológica adquiere su sentido más hondo” (Laudto si’, n.210).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: María se dejó sorprender aceptando, en su corazón y en su vida, la misión de Jesús, pendiente siempre de “la hora” señalada por el Padre (Jn 2,4). Es el secreto de la vida de familia, que permanece unidad cuando ora unida.

Los comentarios están cerrados.