Viernes semana 31ª Tiempo Ordinarioi (6 noviembre 2015)

De Corazón a corazón: Rom 15,14-21 (“Ser para los gentiles ministro de Cristo… para que la oblación de los gentiles sea agradable… no anunciar el evangelio sino allí donde el nombre de Cristo no era aún conocido”); Lc 16,1-8 (Parábola del administrador infiel y sagaz: “Los hijos de este mundo son más astutos que los hijos de la luz”)

Contemplación, vivencia, misión: El “motor” de nuestra vida depende de los “ideales” y de la pasión que ponemos en ellos. En el mundo parece que todo se mueve por intereses inmediatos de dominar, poseer, disfrutar… El pez grande se come al chico. Jesús, presente en nuestro corazón, nos contagia de su “sed”: amar para transformar la creación en nueva creación. Pablo vivía una “itinerancia” peculiar: hacer de todos los pueblos una “oblación” en el Espíritu de amor. “La paz interior de las personas tiene mucho que ver con el cuidado de la ecología y con el bien común, porque, auténticamente vivida, se refleja en un estilo de vida equilibrado unido a una capacidad de admiración que lleva a la profundidad de la vida” (Laudato si’, n.225).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: La “prisa” de María hacia la casa de Isabel (cfr. Lc 1,39), era también contagio y participación en los grandes deseos de Jesús (cfr. Lc 2,49-50).

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.