Miércoles semana 33ª Tiempo Ordinario (18 noviembre 2015, Basílicas Stos Pedro y Pablo)

De Corazón a corazón: 2Mac 7,1.20-31 (Martirio de siete jóvenes hermanos con su madre: “Estamos dispuestos a morir antes que violar las leyes de nuestros padres”); Lc 19,11-28 (Parábola del señor que entrega dinero a su criados: “Negociad hasta que vuelva”).

Contemplación, vivencia, misión: “Poco” nos pide el Señor, pero es el “todo” de nuestra vida cotidiana vivida con amor de donación. Los grandes “martirios” se preparan con los pequeños “martirios” del día a día. Cuando falta la alegría e incluso el buen humor, es que se ha desterrado la caridad (y la humildad). La trascendencia da sentido a la inmanencia y contingencia de la vida ordinaria. El verdadero “negocio” sin bancarrota ni crisis financiaria es el de la donación, “siendo sinceros en el amor” (Ef 4,15). “El ideal no es sólo pasar de lo exterior a lo interior para descubrir la acción de Dios en el alma, sino también llegar a encontrarlo en todas las cosas” (Laudato si’, n.233).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: La respuesta de Jesús a María y José (“¿no sabíais que me había de ocupar de las cosas de mi Padre?”) suenan a una actitud “martirial”, de camino hacia “la hora” del sacrificio final. María entiende y vive de modo materno nuestras dificultades. Ver Dedicación Basíicas SS. Pedro y Pablo, en Año Liturgico.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.