Viernes semana 33ª Tiempo Ordinario (20 noviembre 2015)

De Corazón a corazón: 1Mac 4,36-37.52-59 (Victoria de Judas y hermanos, purificación del templo); Lc 19,45-48 (Jesús expulsa a los vendedores en el templo: “Mi casa será casa de oración”)

Contemplación, vivencia, misión: “Mi casa” en relación con “la casa de mi Padre”, es lugar que expresa la relación personal y comunitaria con Dios, reflejo y fuente de la relación fraterna. Todo lo demás sería o escoria o baratijas. Hay que purificar continuamente, ahondando en las relaciones fraternas sencillas, de respeto, comprensión, colaboración, perdón, donación. La oración como “sencilla mirada del corazón” (Santa Teresa de Lisieux), “de corazón a corazón” (Bta. M. Inés T. Arias), hace posible mirar a los demás con el mismo amor de Jesús. La paz sólo se siembra con esta mirada. “La mano que bendice es instrumento del amor de Dios y reflejo de la cercanía de Jesucristo que vino a acompañarnos en el camino de la vida” (Laudato si`, n.235)

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: En el templo del “Corazón” de María, su Madre y nuestra, Jesús encontró siempre la aceptación respetuosa de aceptar su sorpresa misteriosa y amorosa.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.