Jueves semana 34ª Tiempo Ordinario (26 noviembre 2015)

De Corazón a corazón: Dan 6,12-28 (Daniel liberado de la fosa de los leones); Lc 21,20-28 (“Entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria…  cobrad ánimo y levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación”)

Contemplación, vivencia, misión: Ante cualquier dificultad, hay que “levantar la cabeza”, porque Cristo Redentor está siempre presente asumiendo nuestra historia. Nos podrán echar al “horno” o a la caverna de los leones, pero todo pasa, menos el amor. Si las auroras pasan y las flores se marchitan, siendo tan maravillosas, es que el amor de Dios, que quiere insertarse en nosotros, no pasa. El “tiempo” ya tiene sentido, pase lo que pase. Estamos todos en el corazón de Dios, donde se escribe la verdadera historia humana “sin papeles”. “El día de descanso, cuyo centro es la Eucaristía, derrama su luz sobre la semana entera y nos motiva a incorporar el cuidado de la naturaleza y de los pobres” (Laudato si’, n.237).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Durante la persecución religiosa, con miles de mártires, María se hizo presente en La Vang (Vietnam, 1798). ¿Cómo iba a dejar solos a sus hijos queridos?

Anuncios

Los comentarios están cerrados.