Viernes semana 34ª Tiempo Ordinario (27 noviembre 2015)

De Corazón a corazón: Dan 7,2-14 (Visión de Daniel: “Una especie de Hijo de hombre entre las nubes del cielo… Su reino no acabará”); Lc 21,29-33 (“El Reino de Dios está cerca… El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús vivía en las mismas circunstancias de los demás y les ayudaba a saber “leer” los mensajes de Dios Amor en la creación y en la historia salvífica. Los primeros brotes de una planta son signo de esperanza, pero esa misma planta pasará. Dios está cerca de sus dones pasajeros, para decirnos que quiere darse él mismo. Sólo él puede reinar de verdad en los corazones y en la sociedad. Si no reina él, todo se convierte en fantasmas y estropajos. “El ser humano tiende a reducir el descanso contemplativo al ámbito de lo infecundo o innecesario, olvidando que así se quita a la obra que se realiza lo más importante: su sentido” (Laudato si’, n.237).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: El ángel dijo a María “su reino no tendrá fin”. Ella aceptó el “misterio”, contemplándolo humildemente en su corazón. Su venida (el “adviento”) hay que prepararla y vivirla con ella y como ella.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.