Martes semana 1ª Adviento (1 diciembre 2015)

De Corazón a corazón: Is 11,1-10 ("Sobre él se posará el Espíritu de Señor"); Lc 10,21-24 ("Jesús, lleno de gozo en el Espíritu Santo")..

Contemplación, vivencia, misión: Todo nos habla del amor de Dios: la creación, la historia, la redención. “El Espíritu del Señor” reposa sobre “un vástago del tronco de Jesé” (Is 11,1-2), para ser “como estandarte (signo) ante los pueblos” (Is 11,10). Es el mismo Espíritu de amor con que Dios, por medio de su Palabra, ha creado todo. Ahora, en Cristo, tiene lugar la nueva creación. Él, “lleno de gozo en el Espíritu”, proclama este conocimiento amoroso de Dios, que se comunica sólo a quienes se hacen pequeños como él (cfr. Lc 10,21). “Dios omnipotente, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza. Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie” (Laudato si’, oración final).

* Hacia la Navidad con la Madre de Jesús: La gestación de Jesús en el seno de María, bajo la acción del Espíritu Santo, estaba acompañada por el calor materno de un “sí” incondicional. María nos gestaba a nosotros en Jesús. “Adviento” forma parte de su biografía y de la nuestra.

Los comentarios están cerrados.