Domingo 2º de Adviento (6 diciembre 2015, S.Nicolás)

De Corazón a corazón: Bar 5,1-9 ("Levántate, Jerusalén… tiende tu vista hacia Oriente"); Fil 1,4-6.8-11 ("Ser puros y sin tacha para la venida de Cristo"); Lc 3,1-6 ("Todos verán la salvación de Dios").

Contemplación, vivencia, misión: Jesús se hace “camino” para rectificar nuestro camino en la línea del amor. Se abaja con humildad para recortar las alturas falsas de nuestra autosuficiencia. Nos habla del amor del Padre, para suscitar en nosotros la confianza y disipar el desánimo. Con él, las dificultades del camino son ocasiones para crecer en el amor. “Despierta nuestra alabanza y nuestra gratitud por cada ser que has creado. Danos la gracia de sentirnos íntimamente unidos con todo lo que existe” (Laudato si’, oración final).

*Hacia la Navidad con la Madre de Jesús: La esperanza es confianza y tensión hacia la meta. Nuestro pequeño esfuerzo, si es sincero y humilde, lo completa el Señor y lo inserta en el "sí" de su Madre y nuestra. El Señor contagió de sus deseos salvíficos a María su Madre (desde el tiempo de la gestación). Ahora contagia de ese mismo amor a su Iglesia.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.