Lunes semana 2ª Adviento (7 diciembre 2015, S.Ambrosio)

De Corazón a corazón: Is 35,1-10 (“Ánimo, no temáis… Dios viene a salvaros”); Lc 5,17-26 (“Tus pecados te son perdonados… Levántate”).

Contemplación, vivencia, misión: Una “teoría” sobre Dios no soluciona ningún problema. Dios es “alguien” y no un simple idea; está presente y nos ama. Pero sorprendentemente ha querido estar presente haciéndose uno de nosotros, Dios hecho hombre, compartiendo nuestra historia. Es “Jesús”, el único “Salvador”. María y José, camino de Belén, irían “ensayando” este nombre que ya era una realidad viviente en el seno de María. “Jesús” es su nombre, su razón de ser: “salvar a su pueblo de los pecados”. “Las Personas divinas son relaciones subsistentes, y el mundo, creado según el modelo divino, es una trama de relaciones. Las criaturas tienden hacia Dios … Esto no sólo nos invita a admirar las múltiples conexiones que existen entre las criaturas, sino que nos lleva a descubrir una clave de nuestra propia realización” (Laudato si’, n.240)

*Hacia la Navidad con la Madre de Jesús: “Estábamos en el seno de María” (San Anselmo). “La fe es garantía de lo que se espera” (Heb 11,1). "Señor, enseña a mi corazón dónde y cómo buscarte, dónde y cómo encontrarte… Deseando te buscaré, buscando te desearé, amando te hallaré y hallándote te amaré" (San Anselmo, Proslogion). Ver S.Ambrosio e Año Liturgico.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.