Jueves semana 2ª Adviento (10 diciembre 2015)

De Corazón a corazón: Is 41,13-20 ("No temas, yo te ayudo… Convertiré la tierra árida en hontanar de aguas"); Mt 11,11-15 ("Desde los días de Juan Bautista hasta ahora, el Reino de los cielos sufre violencia")

Contemplación, vivencia, misión: Ser mensajero o precursor de Jesús (como Juan Bautista), equivale a correr su mismo riesgo de rechazo. Jesús ha venido y sigue viniendo para comunicarnos la fuente de agua viva, que es su misma vida divina. Y ofrece su agua viva a quienes se reconocen sedientos de vida nueva (cfr. Jn 7,37-38). "Es preciso que Cristo lo posea todo, porque él lo creó todo, lo redimió todo y lo glorificará todo" (San Bernardo, sermón 5 Adviento).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: María y José compartieron la misma suerte de Jesús: desprendimiento de Nazaret, aventurarse hacia Belén, no encontrar posada, exiliados en Egipto. “La Madre de la Misericordia… La dulzura de su mirada nos acompañe en este Año Santo, para que todos podamos redescubrir la alegría de la ternura de Dios” (Misericordiae Vultus, n.24)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.