Jueves 31 diciembre en la octava de Navidad (S. Silvestre)

De Corazón a corazón: 1Jn 2,18-21 ("Estáis ungidos por el Espíritu Santo"); Jn 1,1-18 ("Los suyos no lo recibieron. Pero a todos los que lo recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios… La Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros y hemos visto su gloria")

Contemplación, vivencia, misión: Termina un año, como llega el atardecer de cada día : “A la tarde (de la vida) te examinarán en el amor” (S. Juan de la Cruz). Recibir o no recibir a Jesús, ésa es la cuestión. Y el “cómo” le recibimos, define nuestra realidad. Todos los días del año Jesús nos ha regalado el don de sí mismo. Lo demás se lo lleva el viento como hojarasca ruidosa y anodina que deja el corazón vacío y la sociedad lacerada. Lo que importa es construir la historia amando.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: El Espíritu de amor ha intentado modelarnos en Cristo, ya desde el seno de María. Como ella y en Iglesia, queremos creer y crecer en el Amor, y ser misioneros de la Misericordia: "El Niño nacido por muestro bien… Mientras este Niño más padece, más nos roba el corazón para amarle… ¿Quién constriñó a Dios a hacerse hombre? No otro sino el amor" (S. Juan de Ávila, Carta 61).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.