Lunes primera semana tiempo ordinario (11 enero 2016)

De Corazón a corazón: 1Sam 1,1-8 (historia de Samuel); Mc 1,14-20 (“El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva… Venid conmigo”)

Contemplación, vivencia, misión: La llamada a la “conversión” y la llamada al “seguimiento” de Cristo, se relacionan estrechamente. La llamada de Jesús es siempre sorpresa. Abrirse al amor es dejarse “sorprender”. Sin este sentido de admiración y disponibilidad, la vocación cristiana (de cualquier tipo) se desvanece. La historia de Samuel es también vocacional, de dejarse sorprender por la Palabra de Dios. “También nosotros estamos llamados a que el amor, la compasión, la misericordia y la solidaridad sean nuestro verdadero programa de vida, un estilo de comportamiento en nuestras relaciones de los unos con los otros. Esto pide la conversión del corazón” (Mensaje Paz 2016).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Jesús, nacido de María (cfr. Gal 4,4), da sentido a nuestra historia. Sus palabras son siempre recién salidas de su Corazón y piden una “apertura” de seguimiento, de “relación personal” y de “opciones definitivas” (Verbum Domni, n.77).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.