Domingo Segundo tiempo ordinario (17 enero 2016, S.Antonio Abad)

De Corazón a corazón: Is 62,1-5 (“Se te llamará mi complacencia y a tu tierra desposada… Tu constructor se casará contigo”); 1Co 12,4-11 (“Hay diversidad de dones espirituales, pero el Espíritu es el mismo”); Jn 2,1-11 (“No tienen vino… Todavía no ha llegado mi hora… Haced lo que él os diga”)

Contemplación, vivencia, misión: Hoy podría ser la fiesta de “Cristo Esposo”. Se manifestó en Belén, en el Bautismo y ahora en Caná, para compartir la historia de cada uno como parte de su misma historia. María es la figura de una Iglesia (y de una humanidad) “esposa” del Cristo. Dios ya se manifestó así desde el A.T.: quiere a su Pueblo como esposa amada. María supo acertar en los deseos de Jesús, intuyendo que lo que su Corazón quería era que ella renovara su “sí”: “Haced lo que él os diga”. Ella anticipó el “sí” de la Iglesia esposa, que recibirá el Espíritu  Santo, el agua viva, cuando Jesús Esposo muera en le cruz por amor.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Si está presente María, no faltará el “vino” de la caridad fraterna, de la santidad y de la misión. El Espíritu Santo comunica a la Iglesia, también madre de misericordia, toda serie de dones para compartir y construir la unidad.

Los comentarios están cerrados.