Miércoles segunda semana tiempo ordinario (20 enero 2016, S.Sebastián)

De Corazón a corazón: 1Sam 17,32-33.37.40-51 (David, con cinco piedras del torrente, vence al gigante Goliat ); Mc 3,1-6 (“Dijo al hombre: «Extiende tu mano». Él la extendió y quedó curada”).

Contemplación, vivencia, misión: El Señor pide muy poco, sólo el gesto de recibir y de dar desde la propia pobreza. No quiere hacer nada sin nuestra pequeña colaboración. Nuestras opiniones y discusiones “religiosas” y “teológicas” nos distraen de la gran realidad: Jesús vive con nosotros nuestro día a día, sin explicaciones teóricas, sólo diciéndonos, “te acompaño ¿me quieres completar?”. Los fantasmas se vencen con la autenticidad de una vida humilde transformada en donación y servicio.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Las “cinco” llagas de Jesús han hecho mucho más en la historia salvífica, que todo el ruido de las placas conmemorativas y monumentos. En aquel momento, “de pie junto a la cruz estaba su Madre”. “María, pues, es la que conoce más a fondo el misterio ­de la misericordia divina. Sabe su precio y sabe cuán alto es. En este sentido la llamamos también Madre de la misericordia” (Dives in Misericordia, n.9)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.