Sábado segunda semana tiempo ordinario (23 enero 2016)

De corazón a corazón: 2Sam 1,1-27 (Muerte de Saúl y de su hijo Jonatán) . Mc 3,20-21 (“Sus parientes decían: Está fuera de sí”)

Contemplación, vivencia, misión: Las opiniones sobre Jesús dependen del corazón de cada uno, porque sólo conoce a Jesús quien le ama de verdad. Quien ha experimentado la amistad con Cristo, ya no puede contentarse con suplentes ni compensaciones. A Jesús, nada ni nadie le puede suplir. Por el hecho de haber entrado en nuestra historia, Jesús ha asumido el riesgo de ser rechazado. El que le sigue, comparte su misma vida y su mismo riesgo. Quien no hace de la vida un “sí” a Dios y a los hermanos, no es capaz de comprender a Jesús.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Los parientes de Jesús habían convivido con él, pero “los suyos” no le conocieron. María, su Madre, supo hacer de la vida un “sí” y compartió con Jesús el escándalo de la cruz. “A través de la participación escondida y, al mismo tiempo, incomparable en la misión mesiánica de su Hijo, ha sido llamada singularmente a acercar los hombres al amor que El había venido a revelar” (Dives in Misericordia, n.9)

Los comentarios están cerrados.