Miércoles semana tercera tiempo ordinario (27 enero 2016)

De Corazón a corazón: 2Sam 7,4-17 (“El Señor te edificará una casa… consolidaré el trono de tu realeza… tu casa y tu reino permanecerán para siempre”); Mc 4,1-20 (“Les enseñaba en parábolas… Salió un sembrador a sembrar”)

Contemplación, vivencia, misión: Cercanía y lejanía, es el misterio de Jesús, que comparte nuestra misma vida sin ceder a nuestros caprichos y preferencias achatadas. La semilla del sembrador es él mismo, como Palabra, “buena semilla”, que necesita encontrar “tierra buena”, “un corazón bueno”. No basta tener buenas intenciones como David cuando quería edificar el templo; para el Señor, el mejor templo es el “corazón bueno”, “manso y humilde” como el suyo.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: La “tierra buena” es un “corazón bueno” como el de María, que se deja sorprender por la Palabra de Dios. El Corazón misericordioso de la Madre de Jesús es figura y memoria de la Iglesia, que va unificando su propio corazón por un camino de fe pascual, contemplación, seguimiento evangélico, comunión eclesial, caridad y misión.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.