Domingo cuarto tiempo ordinario (31 enero 2016, S. Juan Bosco)

De Corazón a corazón: Jer 1,4-5,17-19 (“Antes de formarte en el seno materno, te conocía… te tenía consagrado profeta”); 1Cor 12,31-13,13 (“Si no tengo caridad, nada soy… La caridad todo lo espera”. Himno a la caridad); Lc 4,21-30 (“Esta Escritura que acabáis de oír se ha cumplido hoy… Decían: No es éste el hijo de José?… Le arrojaron fuera del pueblo”)

Contemplación, vivencia, misión: El evangelio sigue aconteciendo en el “hoy” de nuestra realidad histórica, que es ahora salvífica como parte de la historia de Jesús. Él ha querido vivir nuestras circunstancias humanas y sencillas, también como “hijo de José” o “hijo de María”, que “escandalizan” a quienes intentan manipular el mensaje evangélico. El proyecto de Dios Amor es hacer de cada creyente y de toda la Iglesia, el “himno de caridad”. Somos siempre aprendices que balbucean un “sí” de donación a todos los hermanos, especialmente a los más pobres. Las “obras de misericordia” son la pauta.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Del rechazo de Jesús en Nazaret fue testigo su Madre y compartió su misma suerte. La Iglesia en sintonía con Cristo Esposo, imitando los sentimientos misericordiosos de María. “En la Virgen María todo es referido a Cristo y todo depende de él” (Marialis cultus, n.25).

Los comentarios están cerrados.