Lunes semana cuarta tiempo ordinario (1 febrero 2016)

De Corazón a corazón: 2Sam 15,13-14.30; 16,5-13 (Rebelión de Absalón, paciencia de David ante los insultos de Semeí); Mc 5,1-20 (Al endemoniado curado:”Vete a tu casa… y cuéntales que le Señor ha tenido compasión de ti”)

Contemplación, vivencia, misión: “La paciencia todo lo alcanza”, porque “sólo Dios basta” (Santa Teresa de Jesús). Se dice que el “tiempo” es “la paciencia de Dios”. “Todo pasa”, menos el amor con que se hacen las cosas. El  pobre endemoniado se vio libre de la multitud  (“legión”) de espíritus que hacían la vida imposible, la suya y la de los demás. Jesús tuvo compasión y le envió a dar testimonio de esta misericordia inmerecida. A los ojos de la lógica humana fue un desastre ecológico y la ruina de un negocio. Pero Dios es más allá de nuestros planes rastreros a ras del suelo. Jesús ha venido para buscar y salvar lo que estaba perdido.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: “Vete a tu casa” significa vivir en familia, sin la cual la humanidad no tiene futuro. Jesús llama a su “comunidad” con el título de “iglesia” (es decir, “familia convocada” por él), “mi madre y mis hermanos”. En esta “familia” está María, su Madre y nuestra. Los santos aprendieron a unificar su corazón, entrando en los sentimientos del corazón de la Madre de Jesús.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.