Viernes semana cuarta tiempo ordinario (5 febrero 2016, Sta Águeda)

De Corazón a corazón: Sir 47,2-11 (Resumen de David: “Elevó acción de gracias al Santo… El Señor le perdonó sus pecados… le otorgó la alianza real”) Mc 6,14-29 (Herodes, que había decapitado al Bautista, decía: “Juan ha resucitado”)

Contemplación, vivencia, misión: Es el mejor regalo que puede recibir el apóstol: que le tengan como un signo de Jesús y que se sientan amados por Jesús. El Bautista, por querer desaparecer, se hizo transparencia de Jesús. Otros premios no sirven para nada. Pero hay que vaciarse y con-morir con Cristo para que él se deje entrever por medio de nosotros. Las verdaderas cualidades de David consistían en llamar a una relación auténtica con Dios, que supone darle gloria a él, pedirle perdón, no buscarse a sí mismo.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: A Juan Bautista, el Precursor, le visitó y santificó Jesús desde el seno de María. Quien ha encontrado a Cristo, se convierte en “voz” y “olor” de Cristo. “El que no sabe perdonar no ha conocido todavía la plenitud del amor. Y sólo quien ama de verdad puede llegar a perdonar, olvidando la ofensa recibida” (Papa Francisco, 1.1.16 SMªM)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.