Lunes semana quinta tiempo ordinario (8 febrero 2016)

De Corazón a corazón: 1Re 8,1-7.9-13 (Salomón introduce solemnemente el arca en el templo: "La gloria del Señor llenaba el templo"); Mc 6,53-56 (“Cuantos tocaban la orla de su manto, quedaban sanos”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús es siempre cercano, escucha, mira, bendice… Nos lleva a todos y cada uno en su Corazón. Basta con dejarse sorprender por él. Eso equivale hoy a “tocarle”. Y todos quedan sanos en el corazón. Hay que vivir con él, verdadero “pan de vida”, itinerantes como el “maná” en el Arca. Las dificultades, penas y sufrimientos, provienen casi siempre de no usar bien los dones de Dios. Jesús, centro de la creación y de la historia humana, se hace encontradizo con todos y hace suya nuestra vida.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: “Tocarle” equivale a dejarse sorprender por él, que siempre nos ama y perdona. “Para nosotros, María es en un icono de cómo la Iglesia debe extender el perdón a cuantos lo piden. La Madre del perdón enseña a la Iglesia que el perdón ofrecido en el Gólgota no conoce límites” (Papa Francisco, 1.1.16 SMªM)

Los comentarios están cerrados.