VIGILIA PASCUAL (año C, 26-27 marzo 2016)

De Corazón a corazón: Ex 14,15-31.15,1 (paso del mar Rojo); Rom 6,3-11 (“Llevemos una vida nueva… Por el bautismo… consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús”); (Año C) Lc 24,1-12 (“¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?”)

Contemplación, vivencia, misión: El bautismo redimensiona la vida Cristiana en la Pascua de Cristo. Es él quien lava y “diviniza” nuestra vida. Sólo nos pide hacer de nuestra vida un injerto de la suya, que murió y resucitó, fiel al proyecto del Padre sobre toda la humanidad redimida. La cuestión es aceptar responsablemente el encuentro que Cristo resucitado ofrece a los redimidos y amados.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: El “bautismo” se vive día a día, en un proceso de meditar la Palabra en el corazón (como María), para sentir, valorar, actuar y vivir como Jesús. Es el proyecto que construye a la Iglesia.

Los comentarios están cerrados.