Lunes semana tercera de Pascua (11 abril 2016)

De Corazón a corazón: Hech 6,8-15 (Esteban ante el Sanedrín: “Vieron su rostro como el de un ángel”); Jn 6,22-29 (“La obra de Dios es que creáis en quien él ha enviado”)

Contemplación, vivencia, misión: El diácono Estaban era exponente de aquella comunidad eclesial donde todos eran “un solo corazón y una sola alma” (Hech 4,32), fruto de una fe vivida sin ideologías. Así podían ser “testigos” y “enviados” auténticos para anunciar “con audacia” a Cristo Resucitado e invitar a creer en él. Quien ama a todos como Jesús no tiene miedos enfermizos. “Todos los fieles están llamados a tomar conciencia del dinamismo eclesial de la vocación, para que las comunidades de fe lleguen a ser, a ejemplo de la Virgen María, seno materno que acoge el don del Espíritu Santo” (Mensaje vocaciones 2016).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: María es discípula, Maestra, Madre, Medianera, Modelo de fe vivida: “Durante muchos años, permaneció en intimidad con el misterio de su Hijo, y avanzaba en su itinerario de fe… María que con José vivía en la casa de Nazaret” (RMa 17). Con ella, la Iglesia se hace destello de Cristo.

Los comentarios están cerrados.