Jueves semana quinta de Pascua (28 abril 2016)

De Corazón a corazón: Hech 15,7-21 ("Comunicándoles el Espíritu como a nosotros… Creemos que nos salvamos por la gracia del Señor Jesús"); Jn 15,9-11 ("Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor")

Contemplación, vivencia, misión: Es la declaración de amor más solemne del evangelio: "Como mi Padre me amó… yo también os he amado". La consecuencia será una amistad hasta "dar la vida". Pero esta declaración de amor pide y hace posible nuestra respuesta. Quien vive de esta amistad sabe que es la salvación ofrecida por el Señor a toda la humanidad, hasta hacer de todos la familia "convocada" ("ecclesia", Iglesia), la familia de Jesús. “Es verdad que a veces nos comportamos como controladores de la gracia y no como facilitadores. Pero la Iglesia no es una aduana, es la casa paterna donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas" (Amoris Laetitia, n.310; cita EG 47).

*En el día a día con la Madre de Jesús: Aquel amor de Jesús a sus "amigos" y "hermanos", se refleja en el amor de su Madre hacia todos nosotros: "Todos los que somos hermanos de Jesucristo… somos hijos de la Virgen" (S. Juan de Ávila, Sermón 62).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.