Lunes semana séptima Tiempo Ordinario (16 mayo 2016)

De Corazón a corazón: Sant 3,13-18 ("La sabiduría que viene de lo alto es… pacífica… llena de compasión y buenos frutos, imparcial, sin hipocresía"); Mc 9,14-29 ("Todo es posible para quien cree”… “Creo, ayuda mi poca fe")

Contemplación, vivencia, misión: Todo el evangelio en un “encuentro” (exitoso o fallido) de Jesús con cada ser humano. Jesús viene para salvar integralmente nuestra existencia, a condición que le dejemos entrar en el corazón. Él mismo nos ayuda a dar el salto a la fe verdadera, con tal que reconozcamos nuestra propia incapacidad para creer si él no nos ayuda. Es la sabiduría de insertarse en la donación de Dios: nos ha creado por amor y nos traza un itinerario de amor para poder regresar a su Corazón.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: “Ella es la mujer de fe, que vive y camina en la fe… representa un punto de referencia constante para la Iglesia” (Evangelii Gaudium, n.287). “Ella no sólo guarda en su corazón toda la vida de Jesús, que «conservaba» cuidadosamente (cfr. Lc 2,19.51), sino que también comprende ahora el sentido de todas las cosas. Por eso podemos pedirle que nos ayude a mirar este mundo con ojos más sabios” (Laudato sì, n.241).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.