Jueves semana séptima Tiempo Ordinario (19 mayo, Cristo Sacerdote)

De Corazón a corazón: Sant 5,1-6 (“Ricos, llorad… vuestra riqueza está podrida… el salario que no habéis pagado, está gritando”); Mc 9,41-50 (“Un vaso de agua… no perderá su recompensa… Escándalo… Sal insípida… Tened paz unos con otros”)

Contemplación, vivencia, misión: La realidad social es un enigma cuando las riquezas se acumulan en las manos de unos pocos, olvidando que los dones de Dios sólo se conservan y aumentan, cuando se comparten. Los consejos de Jesús se concretan en una vida sencilla de convivencia, donde en todo rostro se refleja la atención por los demás. Las personas humildes y generosas, al no buscarse a sí mismas, dejan huellas del evangelio en todas partes.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: A veces, basta un pequeño detalle de atención a lo que los demás necesitan, como en Caná cuando escaseó el vino en la boda. “La Virgen … tiene puestos en nosotros sus ojos de misericordia” (S. Juan de Ávila, Sermón 58). Para la fiesta de Cristo Sacerdote, ver pantalla anterior o en Año Litúrgico.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.