Lunes semana novena Tiempo Ordinario (30 mayo 2016)

De Corazón a corazón: 2Pe 1,1-7 ("Por Jesucristo… os ha cabido en suerte una fe tan preciosa como la nuestra… partícipes de la naturaleza divina"); Mc 12,1-12 (“Respetarán a mi hijo”)

Contemplación, vivencia, misión: Todo suena al amor de Dios que nos ha enviado a su Hijo, centro de la creación y de la historia salvífica, para hacernos partícipes de su misma divinidad. Aceptar los dones de Dios equivale a alabarle, agradecer, compartir… Aceptar a su Hijo significa no anteponer nada ni nadie a su amor. Quien vive en Cristo, está llamado a compartir su misma vida de amor a Dios y a todos los hermanos. Este amor de gratuidad nunca estará de moda; y será signo de contradicción.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: En Nazaret se escandalizaron cuando dijeron: “¿No es este el hijo de María?” (Mc 6,3); “¿no es este el hijo del carpintero?” (Mt 13,55). “Esto confirma que era una familia sencilla, cercana a todos, integrada con normalidad en el pueblo” (Papa Francisco, Amoris Laetitia, n.182).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.