Visitación de la Virgen María (martes 31 mayo 2016)

De Corazón a corazón: Sof 3,14-18 (“Alégrate… el Señor está en medio de ti”) / Rom 12,9-16 (“caridad sin fingimientos… alegría de la esperanza”); Is 12,2; Lc 1,39-56 (“¿de dónde a mí que me venga a visitar la Madre de mi Señor?… Mi alma glorifica al Señor”)

Contemplación, vivencia, misión: Todo rezuma alegría, esperanza y amor, cuando está presente María para seguir cumpliendo el encargo materno recibido del Señor. Pero su visita es siempre en nuestras circunstancias del día a día, si no huimos de ellas y si las queremos convertir, como Ella y con Ella, en servicio de donación. Entonces “completamos” y actualizamos su “sí” y su “Magníficat”, en sintonía con Jesús presente en su Corazón y en el nuestro. “Es nuestra Madre, que siempre viene aprisa cuando tenemos necesidad… no se olvida de sus hijos” (Papa Francisco, 26 mayo 2013)

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Nos visita, dejémosla entrar. “Alegre de cumplir su deseo, delicada en su deber, diligente en su alegría, se apresuró hacia la montaña. ¿Adónde, sino hacia las cimas, debía tender con prisa la que ya estaba llena de Dios?” (S. Ambrosio, Sobre San Lucas, II, 19)

Los comentarios están cerrados.