Miércoles semana novena Tiempo Ordinario (1 junio 2016, S.Justino)

De Corazón a corazón: 2Tim 1,1-3.6-12 (“Te recomiendo que avives la gracia de Dios que está en ti”); Mc 12,18-27 (“Cuando resuciten serán como ángeles en el cielo”)

Contemplación, vivencia, misión: No se puede entender la persona de Jesús y su mensaje, si no es en sintonía con su “Corazón”, con sus sentimientos más íntimos. Él ha venido para hacernos partícipes de la vida divina, preparando y anticipando, ya desde ahora, lo que un día será visión y posesión plena. El “sí” que Dios espera de nosotros (en cada estado de vida) está insertado en el “sí” de Jesús al Padre. Las gracias recibidas hay que reavivarlas continuamente. (En familia) “se pueden encontrar unos minutos cada día para estar unidos ante el Señor vivo, decirle las cosas que preocupan… pedirle a la Virgen que proteja con su manto de madre” (Amoris Laetitia, n.318)

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Señal de amor a Jesús es alegrarse y darle gracias por este don concedido a su Iglesia, sin caer en la trampa de noticias distorsionadas. María ve en cada sacerdote un “Jesús viviente” (San Juan Eudes)

Los comentarios están cerrados.