Miércoles semana 11ª Tiempo Ordinario (15 junio 2016)

De Corazón a corazón: 2Re 2,1-14 (“Eliseo tomó el manto de Elías”); Mt 6,1-6.16-18 (“Tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará”)

Contemplación, vivencia, misión: La “familia” humana es o tiende a ser “comunión” solidaria, a modo de reflejo de la “comunión” familiar de Dios Amor (Padre, Hijo, Espíritu Santo). En Cristo, somos todos coherederos y vasos comunicantes, si el egoísmo y el personalismo no lo impiden. Las gracias o carismas recibidos por cada uno, son para el bien de toda la familia. La actitud más coherente es la de relación con Dios y con los hermanos, en solidaridad, servicio y gratuidad, dejando de lado la autosuficiencia y los feudalismos. “Jesucristo vino para anunciar y llevar a cabo el tiempo perenne de la gracia del Señor, llevando a los pobres la buena noticia, la liberación a los cautivos, la vista a los ciegos y la libertad a los oprimidos (cfr. Lc 4,18-19)” (Mensaje JMJ 2016, n.1).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Dios nos ama y nos acompaña, como un Padre lleva de la mano a su pequeño y lo estrecha contra su corazón. María oyó de los labios de Jesús la expresión “mi Padre” (Lc 2,49) y a ella nos encomendó como hijos, cuando él se ponía en manos del Padre (Lc 23,46).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.