Viernes semana 11ª Tiempo Ordinario (17 junio 2016)

De Corazón, a corazón: 2Re 11,1-20 (“Alianza… pueblo del Señor”, a pesar de las intrigas); Mt 6,19-23 (“Atesorad más bien tesoros en el cielo”)

Contemplación, vivencia, misión: La historia humana está llena de intrigas, que son fruto de ambiciones. Cuando el corazón está dividido, origina dolor, rupturas y opresiones. Pero el tiempo es la “paciencia” de Dios, que sigue actualizando su pacto de amor por medio de la oblación de Jesús y en bien de toda la humanidad. Nuestro “presente” es sólo un ensayo maravilloso para construirnos amando y entrar en el “presente” infinito de Dios Amor. “El Nuevo Testamento nos habla de la divina misericordia (eleos) como síntesis de la obra que Jesús vino a cumplir en el mundo en el nombre del Padre (cfr. Mt 9,13)” (Mensaje JMJ 2016, n.2).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Todo lo que no se pese en la balanza del amor de donación, es pura chatarra. “Mi peso es el amor” (San Agustín). María “atesoraba” la Palabra de Dios en su Corazón “virgen”, porque pertenecía totalmente a Cristo su Hijo que ahora vive en nosotros.

Los comentarios están cerrados.