Jueves semana 19ª Tiempo Ordinario (11 agosto, Sta Clara)

De Corazón a corazón: Ez 12,1-12 (“Prepárate un equipo de deportado y sal”); Mt 18,21-19,1 (Perdonar: “Como yo me compadecí de ti”)

Contemplación, vivencia, misión: Saber perdonar es un don de Dios. No es una conquista de equilibrio ni tampoco una actitud de indiferencia. Sólo sabe perdonar quien en su propia limitación (o pecado) ha experimentado el amor misericordioso de Dios. El perdón se aprende al contemplar el amor del Señor, quien nos ama porque él es bueno y no porque nosotros somos buenos. Perdonar es “salir” de los propios esquemas y entrar en sintonía con los amores del Corazón de Cristo.“Ayúdame, Señor, a que mis pies sean misericordiosos para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, dominando mi propia fatiga y mi cansancio”(Santa Faustina, Diario 163).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Perdonar no es propiamente olvidar, sino dejar entrar en el propio corazón el modo de amar de Jesús y ver en todos “al hermano por quien Cristo ha muerto” (Rom 14,15). En el “Magníficat” de María se refleja la misericordia de Jesús en su seno de Madre de “la” Misericordia.

t?sender=aZXNxdWVyZGFiaWZldEBnbWFpbC5jb20%3D&type=zerocontent&guid=b6bf931d-e724-418a-a5f9-931a0add6e26

Anuncios

Los comentarios están cerrados.