ASUNCION DE LA VIRGEN MARÍA (15 agosto 2016)

De Corazón a corazón: Ap 11,19-12,10 (“Una gran señal… Una mujer vestida de sol”); 1Co 15,20-27 (“Cristo resucitado… primicias… todos revivirán en Cristo”); Lc 1,39-56 “Bendita entre las mujeres… feliz la que ha creído”)

Contemplación, vivencia, misión: María Asunta es la prenda que Cristo nos da sobre nuestra futura resurrección. A ella ya la ha glorificado el Señor en cuerpo y alma, como “primicias” de todos los que viven en Cristo. Ella es el “icono” o figura de lo que debe ser la Iglesia, plenamente glorificada en Cristo, “mujer vestida de sol”. Quien cree en Cristo resucitado no tiene dificultad en admitir este regalo a su Madre y nuestra. “Ella vive con Jesús completamente transfigurada, y todas las criaturas cantan su belleza. Es la Mujer « vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza » (Ap 12,1)” (Laudato sì, n.241)

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Celebramos el triunfo de Cristo resucitado sobre el pecado y la muerte: María es Inmaculada y Asunta. Al darnos a María, Jesús nos da las primicias de lo que seremos, pero también quiere encontrar en nosotros la sintonía con su Corazón materno: recibir la Palabra, hacer nacer la Palabra en nuestro corazón y en el mundo.

t?sender=aZXNxdWVyZGFiaWZldEBnbWFpbC5jb20%3D&type=zerocontent&guid=3b4067db-afff-41fe-82ee-61222dcf4061

Anuncios

Los comentarios están cerrados.