Santa María Reina (22 agosto 2016)

De Corazón a corazón Is 9,1-6 (“Un niño nos ha nacido… Estará el señorío sobre su hombro”); Lc 1,26-38 (“Vas a dar a luz un hijo… Jesús… su reino no tendrá fin”)

Contemplación, vivencia, misión: María es Reina “Madre”: por ser Madre del Rey, por excelencia y por haber colaborado a nuestra redención como “asociada” al Redentor (“Nueva Eva”, según San Ireneo). Su realeza hace más concreta y cercana a nuestro corazón la realeza fundamental de Cristo, Mesías Rey, “cuyo reino tendrá fin”. Lo más importante es que Cristo reine en los corazones y en los pueblos: “urge que él reine” (1Cor 15,15). La misión del bautizado consiste en “hacer que todo tenga a Cristo por cabeza” (Ef 1,10). María meditó en su corazón (cfr. Lc 2,19) el mensaje del ángel a los pastores (cfr. Lc 2,10-12) sobre el niño, “el Salvador”,  recién nacido (cfr. Is 9,16).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: “Elevada al cielo, es Madre y Reina de todo lo creado. En su cuerpo glorificado, junto con Cristo resucitado, parte de la creación alcanzó toda la plenitud de su hermosura” (Laudato sì, n.241)

Los comentarios están cerrados.