Martes semana 21ª Tiempo Ordinario (23 agosto, Sta Rosa de Lima)

De Corazón a corazón: 2Tes 2,1-3.14-17 (“Dios os ha escogido desde el principio para salvaros por la acción santificadora del Espíritu… nos ha amado”); Mt 23,23-26 (“Descuidáis lo más importante: la justicia, la misericordia, la fe”)

Contemplación, vivencia, misión: Todos estamos “vocacionados” según un designio de Dios, que nos ama en Cristo su Hijo y nos comunica la vida nueva del Espíritu Santo. Todo lo que no corresponda a este proyecto de Dios, es hojarasca o fantasía. Sin esta perspectiva, se inventan “mesianismos” y anuncios de desastres apocalípticos, que no tienen que ver nada con los latidos del Corazón de Cristo. «Todo en su acción pastoral debería estar revestido por la ternura con la que se dirige a los creyentes; nada en su anuncio y en su testimonio hacia el mundo puede carecer de misericordia» (Amoris Laetitia, n.310; cita MV 1)

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: María (con José y el niño Jesús) cumplía todos los años con la fiesta de Pascua, peregrinando a Jerusalén (Lc 2,41); de la presencia y de la “ausencia” de Jesús (cuando se perdió en el templo) aprendió el sentido del dolor, profundizando en su maternidad de misericordia para todos los que buscan la verdad y el bien. Esta búsqueda mariana está en el corazón de la Iglesia.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.