San Bartolomé Apóstol (24 agosto 2016)

De Corazón a corazón: Apo 21,9-14 (“La ciudad santa… se asienta sobre doce piedras que llevan los nombres de los doce Apóstoles del Cordero”); Jn 1,45-51 (“Natanael… Un israelita de verdad en quien no hay engaño… Antes que Felipe te llamara, te conocí”)

Contemplación, vivencia, misión: Los Apóstoles y sus sucesores son los puntos de referencia y de apoyo de toda comunidad eclesial. A ellos, como a Natanael (Bartolomé), se les hizo encontradizo Cristo y los llamó para compartir su mismo estilo de vida y su misma misión. La “comunión” o fraternidad familiar de la Iglesia se construye apoyándose en Cristo, hecho presente por los Apóstoles bajo signos eclesiales. La fe cristiana es también gozo de saber y vivir que Cristo “está en medio” de “los suyos” para comunicarse a toda la humanidad.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: El corazón de la Madre de Jesús sigue siendo la "memoria" del corazón contemplativo y misericordioso de la Iglesia: "María, con perfecta docilidad al Espíritu, experimenta la riqueza y universalidad del amor de Dios, que le dilata el corazón y la capacita para abrazar a todo el género humano" (Veritatis Splendor, n.120).

t?sender=aZXNxdWVyZGFiaWZldEBnbWFpbC5jb20%3D&type=zerocontent&guid=dd05ce1e-4994-43c0-9b89-e8b22688924c

Los comentarios están cerrados.