Jueves semana 21ª Tiempo Ordinario (25 agosto, S. José de Calasanz)

De Corazón a corazón: 1Cor 1,1-9 (“Pablo apóstol de Cristo a los llamados a ser santos… enriquecidos en todo”); Mt 24,42-51 (“Velad… no sabéis qué día vendrá vuestro Señor”)

Contemplación, vivencia, misión: Los dones recibidos son para servir y así construir la propia vida en la verdad de la donación. Toda la vida es un examen de amor, para vivir de sorpresa en sorpresa. Propiamente vivimos un “presente”, sin prisas en el corazón, ensayándonos para entrar en el “presente” de Dios Amor. A este encuentro definitivo estamos llamados todos como familia humana reflejo de la “comunión familiar” de Dios “Trinidad”. El futuro se construye en el “hoy” de un tiempo recibido para realizarse amando. Necesitamos “un discernimiento pastoral cargado de amor misericordioso, que siempre se inclina a comprender, a perdonar, a acompañar, a esperar, y sobre todo a integrar” (Amoris Laetitia, n.312)

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Estamos invitados a vivir con amor el “afán” de “cada día” (cfr. Mt 6,34), dejándose sorprender por Dios Amor. María de “Nazaret” vivió así, sin prisas en el corazón y “de prisa” para servir (cfr. Lc 1,39).

t?sender=aZXNxdWVyZGFiaWZldEBnbWFpbC5jb20%3D&type=zerocontent&guid=8ede51dc-a379-4191-bc73-a714789ce328

Los comentarios están cerrados.