Domingo 26º Tiempo Ordinario (25 septiembre 2016)

De Corazón a corazón: Am 6,1.4-7 (“Cesará la orgía de los sibaritas”); 1Tm 6,11-16 (“Conserva el mandato sin tacha… hasta la manifestación de nuestro Señor Jesucristo”); Lc 16,19-31(“Murió el pobre –Lázaro- … Murió también el rico”)

Contemplación, vivencia, misión: Pasan los siglos y no escarmentamos. Los libros que narran la “historia”, salvo pequeños paréntesis,  están saturados de guerras y de opresión. La realidad es totalmente otra. Un tapiz, visto por detrás, es sólo una amalgama de hilachas. Lo más sencillo y auténtico, que casi nunca se cuenta, queda en el corazón de Dios. Si todas las hojas se secan, ¿por qué poner el corazón en lo que se convertirá en hojarasca? El rico “epulón” campea en la actualidad, mientras el pobre Lázaro sigue ansiando las migajas. Al fin, cuando se dé vuelta al tapiz, sólo quedará el amor y aparecerá la verdad. “’Eterna es su misericordia’ es el estribillo que acompaña cada verso del Salmo 136 mientras se narra la historia de la revelación de Dios” (Misericordiae Vultus, n.7)

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: La vida real es más sencilla; en todas partes hay gente buena, sin propagandas ni ruidos, que, alentada por Cristo, quizá sin saberlo, vive amando y sirviendo a los demás, como María de Nazaret. El bien no hace ruido…

Anuncios

Los comentarios están cerrados.