Jueves semana 27ª Tiempo Ordinario (6 octubre 2016, S.Bruno)

De corazón a corazón: Gal 3,1-5 (“¿Quién os fascinó?”); Lc 11,5-13 (“Pedid y se os dará”)

Contemplación, vivencia, misión: Si Cristo no es el centro de la propia vida, la oración se convierte en una rutina o en un simple ejercicio de concentración. Jesús aconseja orar, buscando, llamando, confiando. Es la actitud filial de saberse limitado, pero amado por Dios. Se aprende a orar “con la Madre de Jesús”, que es también la nuestra. Es el encargo recibido del Señor: “He aquí a tu Madre… mi Madre… que escucha la Palabra de Dios y la cumple” (cfr. Jn 19,26; Lc 2,19.51; 8,21).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Oramos con ella (“Magníficat”) y oramos a ella (“Avemaría”), para meditar con ella la vida y mensaje de Jesús. En su Corazón está el "compendio de todo el evangelio", que nosotros actualizamos a modo de “Rosario” misionero. (Ver esquema sobre el Rosario en este blog: Categorías, María).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.