Viernes semana 27ª Tiempo Ordinario (7 octubre 2016, Rosario)

De corazón a corazón: Gal 3,7-14 “El justo vivirá por la fe… En Cristo Jesús recibimos el Espíritu de la promesa”); Lc 11,15-26 (“El que no recoge conmigo, desparrama”)

Contemplación, vivencia, misión: No vale la pena pasar la vida disipando sombras pasajeras. Lo que más importa es orientar la vida hacia una donación de amor, que nunca pasa porque el amor está anclado en Dios. “El centro de una vida feliz, de una vida verdadera, es la amistad con Jesús el Señor… la meta de nuestra vida” (Benedicto XVI, 7.10.10). Sólo Él puede salvar las chispitas de luz que se encuentran en todos los corazones y culturas. El trabajo y la convivencia valen según este baremo de autenticidad: el gozo de la verdad en la donación. "El Rosario es oración de orientación profundamente cristológica" (Pablo VI, MC).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: La “fe” en Cristo significa adhesión a su persona y a su mensaje, aceptándolo como luz y fuerza “en el corazón”, como su Madre y nuestra. Ella es “icono sublime de la humanidad redimida, modelo misionero para la Iglesia” (Papa Francisco, Mensaje Domund 16). Ver esquema sobre el Rosario en Categorías de este blog (María).

Los comentarios están cerrados.