Sábado semana 27ª Tiempo Ordinario (8 octubre 2016)

De corazón a corazón: Gal 3,22-29 (“Os habéis revestido de Cristo”); Lc 11,27-28 (“Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la guardan”)

Contemplación, vivencia, misión: Agustín de Tagaste, antes de su conversión, buscaba inútilmente nuevas teorías sobre Jesucristo. La expresión de San Pablo, “revestirse de Cristo”, le tocó el corazón. Si Cristo no entra en nuestro modo de pensar, de sentir y de vivir, se queda en un simple adorno “religioso”. María, la Madre de Jesús, le recibió en su seno y especialmente en su corazón. Las palabras del Señor sólo se captan de corazón a corazón.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Si meditamos el evangelio como María, podremos “redescubrir el valor de la oración del Rosario como camino para un encuentro personal con Cristo” (Benedicto XVI, 6 octubre 2010). “No permitamos que nuestras preocupaciones particulares encojan nuestro corazón, sino que lo ensachemos para que abarque a toda la humanidad” (Papa Francisco, Mensaje Domund 16)

t?sender=aZXNxdWVyZGFiaWZldEBnbWFpbC5jb20%3D&type=zerocontent&guid=e2bb187a-ac3e-4ab9-a262-5b252bb76224

Anuncios

Los comentarios están cerrados.