Jueves semana 28ª Tiempo Ordinario (13 octubre 2016)

Lectura de corazón a corazón: Ef 1,1-10 (“Nos ha elegido en Cristo… para ser santos… hijos adoptivos… alabanza de su gloria… recapitular todo en Cristo”); Lc 11,47-54 (“Les enviaré profetas y apóstoles”)

Contemplación, vivencia, misión: Todos somos mensajeros de la fe recibida. Algunos han recibido una misión especial. Lo más importante es el mensaje: Dios nos ama a cada uno de modo peculiar, queriéndonos “expresión” de su amor, como hijos en el Hijo, para ser “irradiación” del mismo Cristo centro de la historia. Fuera de ese proyecto, todo es confusión e ilusiones vanas. “La manifestación más alta y consumada de la misericordia se encuentra en el Verbo encarnado. Él revela el rostro del Padre rico en misericordia” (Papa Francisco, Mensaje Domund 16)

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Cristo nos dio a su Madre que nos lleva de la mano para vivir el evangelio: “Recorrer con María las escenas del Rosario es como ir a la «escuela» de María para leer a Cristo, para penetrar sus secretos, para entender su mensaje” (Juan Pablo II).

Los comentarios están cerrados.