Viernes semana 28ª Tiempo Ordinario (14 octubre 2016, S.Calixto)

De corazón a corazón: Ef 1,11-14 (“Ser alabanza de su gloria… sellados con el Espíritu Santo”); Lc 12,1-7 (“No temáis… valéis más que muchos pajarillos”)

Contemplación, vivencia, misión: Con Cristo y en Él, podemos llegar a ser su misma expresión o “irradiación” ante el Padre y ante los hermanos, gracias al Espíritu de amor que ha derramado en nuestros corazones. Así nuestra vida da "gloria" a Dios. Estamos “marcados” por el amor de Dios, que se cuida de todas sus criaturas y especialmente de todos sus hijos. “Desde el principio, el Padre se dirige también con amor a las más frágiles, porque su grandeza y su poder se ponen de manifiesto precisamente en su capacidad de identificarse con los pequeños, los descartados, los oprimidos” (Papa Francisco, Mensaje Domund 16). Las "almas" se salvan así, reconociendo y haciendo de cada persona una "expresión" del amor de Dios (su "gloria").

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: “El Rosario es plegaria del corazón… que orienta el pensamiento y el afecto hacia Cristo, y consecuentemente se hace súplica confiada a su Madre y nuestra” (Benedicto XVI, 10.10.10). “La oración del Rosario es la síntesis de la historia de la misericordia de Dios que se transforma en historia de salvación para quienes se dejan plasmar por la gracia” (Papa Francisco 8.10.16)

Los comentarios están cerrados.