Lunes semana 29ª Tiempo Ordinario (17 octubre, S.Ignacio A.)

De Corazón a corazón: Ef 2,1-10 (“Dios, rico en misericordia, por el grande amor con que nos amó… nos vivificó juntamente con Cristo”); Lc 12,13-21 (“Aunque uno esté en la abundancia, no tiene asegurada la vida con sus riquezas”)

Contemplación, vivencia, misión: El mejor regalo que nos ha tocado en suerte consiste en que, ya desde antes de que existiéramos, Dios nos ha delineado a imagen de su Hijo, para hacernos partícipes de su misma filiación y de su misma vida: “Hechura suya somos: creados en Cristo Jesús” (Ef 2,10). Ante este verdadero tesoro, la “calderilla” no vale nada. Pero no escarmentamos y nos desviamos con facilidad. La felicidad se nos escapa. Si Cristo no vive en el corazón, todo se nos escurre de las manos. ”Todos los pueblos y culturas tienen el derecho a recibir el mensaje de salvación, que es don de Dios para todos” (Papa Francisco, Mensaje Domund 16)

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: María, como Madre de Dios, “rico en misericordia”, fue elegida en Cristo juntamente con nosotros, en el contexto de una redención sin fronteras. “Dios es misericordioso con todos, ama a todos los pueblos y es cariñoso con todas las criaturas (cf. Sal 144.8-9)” (Papa Francisco, Mensaje Domund 16)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.