Lunes semana 30ª Tiempo Ordinario (24 octubre, S. Antonio Mª Claret)

De corazón a corazón: Ef 4,32-5,8 (“Perdonaos… y vivid en el amor, como Cristo os amó y se entregó por nosotros”); Lc 13,10-17 (“Mujer, quedas libre de tu enfermedad”)

Contemplación, vivencia, misión: Quien ha experimentado el amor misericordioso de Jesús, no puede dejar de irradiar este amor hacia todos sin excepción, perdonando, comprendiendo, acompañando. Todo lo nuestro encuentra eco en su Corazón. Quedamos de verdad “sanados”, cuando le “sentimos” cercano, identificándose con nuestro caminar. Tener el corazón en paz, es la mejor sanación. Hay que pedir la salud del cuerpo y del corazón. El apóstol “arde en caridad y abrasa por donde pasa” (S. Antonio Mª Claret). ”Los misioneros saben por experiencia que el Evangelio del perdón y de la misericordia puede traer alegría y reconciliación, justicia y paz” (Papa Francisco, Mensaje Domund 16)

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: La vida es relación de donación con Dios y con todos los hermanos. “La sencilla plegaria del Rosario sintoniza con el ritmo de la vida humana" (Juan Pablo II, RVM 2).

Los comentarios están cerrados.