Lunes semana 31ª Tiempo Ordinario (31 octubre 2016)

De Corazón a corazón: Fil 2,1-4 ("Que colméis mi alegría, siendo todos del mismo sentir, con un mismo amor… buscando cada cual no su propio interés sino el de los demás"); Lc 14,12-14 ("Cuando des un banquete, llama los pobres")

Contemplación, vivencia, misión: La felicidad nace de una vida donada por amor. Nunca nace del egocentrismo. Los bienes pasajeros nunca pueden llenar el corazón del ser humano, hecho a imagen de Dios Amor. No puede haber una buena “ley de ciudadanía”, si no educara para compartir el mismo caminar histórico con todos los hermanos y todos los pueblos sin excepción ni discriminación. La historia es un examen del verdadero amor.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Los “pobres” (los “pastores”) “encontraron a María, a José y al niño” (Lc 2,16), al Salvador enviado para “evangelizar a los pobres” (Lc 4,18). “Cada vez que contemplamos un momento, un misterio de la vida de Cristo, estamos invitados a comprender de qué modo Dios entra en nuestra vida, para luego acogerlo y seguirlo. Descubrimos así el camino que nos lleva a seguir a Cristo en el servicio a los hermanos” (Papa Francisco, 8.10.16)

t?sender=aZXNxdWVyZGFiaWZldEBnbWFpbC5jb20%3D&type=zerocontent&guid=666115e5-276a-4b2e-9d0a-a56f436f4c85

Los comentarios están cerrados.